Si Michael Jordan hubiera jugado en la era de las Redes Sociales

El pasado Miércoles 13 de Abril, 2016 se llevó a cabo el último juego de la carrera de Kobe Bryant, jugó durante 20 temporadas en la NBA desde 1996 cuando fue seleccionado en el Draft por Charlotte Hornets quienes decidieron transferirlo a Los Ángeles Lakers, la excusa de los Hornets fue textualmente: “No tenemos uso para el y lo cambiaremos”, no les fue de interés ni llegaron a sentir el potencial que había en el. Lakers si.

Inicio hablando de Kobe por la similitud y determinación de ganar como la de Michael Jordan, su idolo, mentor, amigo y confidente. Menciona Kobe en una entrevista que se reunió con Jordan para preguntarle cuándo saber que era necesario retirarse de las canchas. Y de ahí esta su última temporada.

A diferencia de Kobe, Jordan jugó 15 temporadas en la NBA, obtuvo 6 campeonatos y muchos récords más.

Su estilo de juego fue muy similar, Kobe como muchos niños y adultos ó nosotros mismos jugó inspirado en Jordan, su estilo es muy parecido, en especial el sostenerse en el aire. Hay muchos videos en internet sobre esto, la similitud de juego.

Tienen el mismo DNA de juego y precisión, si dicha cosa existiera.

Jordan en la era de las Redes Sociales

Me imagino algo parecido a el juego de despedida de Kobe Bryant, no todos los días más si muy frecuentemente un frenesí de publicaciones, fotos, vídeos, comentarios sin parar, para pasar a un siguiente juego de nuevo lleno de más y más jugadas extraordinarias.

Para quienes nos tocó ver a Jordan jugar a su máximo nivel en los 90’s con Chicago Bulls fue algo extraordinario, todo era Michael Jordan, Bulls. Comentábamos con nuestros familiares y amigos sobre el juego que acabada de pasar, salía el comentario “¿viste la jugada de Jordan?”, “¿viste como anotó para ganar el juego faltando x segundos?”, ¿viste que jugó enfermo?” y tantas más exclamaciones en admiración de su juego.

En ese entonces todo lo que nos llegaba en México de el era por TV, en las transmisiones de TV Azteca ó por ESPN, los anuncios de Gatorade, Nike, etc. Principalmente los tenis, ¿quien no quiso o pudo tener unos Air Jordan?. Sus imágenes llegaban por medio de revistas, pósters, tarjetas coleccionables y/o por correo electrónico.

Especialistas en comunicación y social media indican hubiera sido un arma de dos filos para Jordan el vivir en esta era de social media. Especialmente por los escándalos en que se vio envuelto, su divorcio, adicción a las apuestas. La muerte de su padre, el retiro, jugar beisbol, su regreso con los Wizards de Washington.

Ver las carreras de Kobe y LeBron James y su apertura a las redes puede dar una pista de lo que pudo haber sido para Jordan, dudo que haya logrado tener ese toque que tienen Kobe y James en apertura para sus fans. Jordan por el contrario hubiera sido más sistemático, de seguro le manejarían su cuenta en alguna agencia de redes sociales y hubiera tenido muy pocas publicaciones personales. Es mi punto de vista.

Lo que si hubiera sido la locura es lo que pudo haberse distribuido en redes sociales, las publicaciones noche tras noche de juegos, jugadas, hazañas. Más publicaciones positivas que negativas, como les pasa a jugadores como Kobe, James y Stephen Curry. Quienes tienen un arsenal de haters, que están ahí y de quienes se alimentan. No dudo que Jordan haya podido hacer lo mismo, convertir el odio y malas vibras de la gente en combustible para salir noche a noche a demostrar su nivel de juego.

Supo conjugar su habilidad junto a la de un equipo que lo llevó a obtener 6 campeonatos, de repente llego a imaginar que veo a los Chicago Bulls de esa era al ver a Los Golden State Warriors del 2014-15 y 2015-16. La intensidad, las jugadas muy semejantes de algunos jugadores y sobre todo el hambre de ganar y demostrar ser los mejores.

No dudo que Twitter pudiera haberse caído en más de una de las noches extraordinarias de su carrera, como la de la vez que se enfermó del estomago:

y aquella vez que derrotaron a Utah Jazz con ese último tiro que quedó en la historia.

Lo bueno es que nos tocó verlo jugar en TV, a otros en vivo y a muchas nuevas generaciones en Youtube.

Jordan es sin duda el mejor jugador de los tiempos modernos de la NBA, rompió esquemas, cambió el juego. Y sobre todo inspiró a muchos a jugar el deporte del basquetbol así como inspiró en otros ámbitos de la vida.