Entrega de ayuda sismos en Morelos desde Monclova.

Tuve la fortuna y oportunidad de acompañar al equipo Manos que Ayudan AC de Monclova, Coahuila a cargo de Pedro Magaña en la que cientos de Monclovenses, y ciudades hermanas como Frontera y Castaños apoyaron para ayudar a los afectados del sismo del 19 de Septiembre y también para el 7 de Sept. Aquí cuento la experiencia y más o menos el resumen de actividades, comunidades visitadas y como las encontramos.

todos

Domingo 24, Septiembre.

Monclova a Cocoyoc

Salimos de Monclova, Coah. a las 5:15am, llegamos a Cocoyoc, Morelos entrada la noche, no conocía a nadie del equipo: Arturo, Gilberto y Ricardo, más estábamos sintonizados en un mismo objetivo y eso era todo lo necesario. El objetivo ir a entregar la ayuda y regresar con bien sin poner en riesgo nuestra persona por bienes materiales que portábamos ya que nos advirtieron que había mucha necesidad en algunas zonas.

camioneta

Empacamos para acampar por lo menos 3 días, con comida y agua para subsistir ese tiempo pues no sabíamos a que area llegaríamos a quedarnos. Por fortuna nos hospedaron en una casa en Cocoyoc, Morelos que funcionó como el punto de reunión en donde a parte podíamos bañarnos y descansar protegidos de la lluvia, ya que llovió mucho.

Lunes 25, Septiembre.

Cocoyoc a Pilcaya

Salimos muy temprano a acompañar y descargar el camión que un día antes había llegado desde Monclova con parte de la ayuda. Llegamos a algunas comunidades en las cuales reportaban ya había suficiente ayuda (por el momento) y seguimos buscando otras. Días atrás había habido escasez de agua y alimentos en algunas comunidades.

rio crecido

Fuimos rumbo Axochiapan, Morelos. el camino estaba muy mojado, había llovido mucho un día antes y lloviznaba por momentos.

iglesia 1

Por el camino vimos algunas iglesias dañadas y bardas de casas dañadas por el sismo.

y griega chiautla

Entramos a un pueblo llamado Pilcaya Chiautla, Puebla a eso de las 10am. El camino era sinuoso en zona montañosa, en el paisaje se veían algunas cactáceas entre verde vegetación.

vegetación

entrada a Pilcaya

A nuestro paso vimos la destrucción en casas del pueblo, en su mayoría serían demolidas en próximos días.

escuela
Escuela dañada.

pared amarilla

La iglesia principal resultó muy dañada.

iglesia Pilcaya

Nos reunimos en la Escuela primaria rural federal Abasolo que hacía la función de albergue al mando del Teniente Coronel Joel Cornejo Oliver del ejército mexicano. En la escuela tienen comedor, dormitorios, dan clases a niños del pueblo. Vimos mucha ropa y despensas, nos comentaron se entregan de 2 a 3 despensas al día por familia.

Platicando con General

Los soldados nos invitaron a desayunar huevo con papas y frijoles, después descargamos despensas, entregamos algunos juguetes a niños y platicamos con los pobladores quienes nos agradecieron la ayuda enviada desde Monclova. Nos comentaron se requería ayuda más adelante en Excamilpa, algunos compañeros acudieron más se regresaron al encontrar deslaves y tramos bloqueados por derrumbes en la carretera lo cual los hizo regresar.

Soldados y despensas

Manos que Ayudan y General

Más tarde volvimos con más ayuda, algunos continuaron para adentrarse rumbo a Excamilpa, otros decidimos regresar a Cocoyoc para no estar en la montaña de noche, por seguridad.

Martes 26, Septiembre.

Cocoyoc a Hueyapan

El equipo decidió ir a San Andrés Hueyapan ahí mismo en Morelos, una comunidad en su mayoría indígena localizada en la falda del volcan Popocateptl y encerrada en los límites con Puebla, Hueyapan que en nahuat significa “lugar con mucha agua” tiene una población de 6,014 habitantes, un bosque siempreverde a una altura de 2,291 mts sobre el nivel del mar.

camino en el volvan

Subímos al pueblo por Tetela del volcan por un paisaje verde, húmedo, neblinoso y con muchos deslaves que por unos instantes casi nos hacen retroceder.

camino a Hueyapan

En Hueyapan se habla Nahuat como dialecto oficial y español.

Recorrimos algunas calles, pudimos constatar el daño en bardas, casas, la torre de una iglesia, zonas acordonadas, y unas muy sencillas casas de adobe, techo de lámina y madera fracturadas y con tierra adentro. Vi a un grupo numerosos de soldados limpiando un área de lo que parecía haber sido una casa afectada ya en escombros.

daños Hueyapan

La ayuda se repartió en el camino a lo más alto de donde se encuentra la población “más marginada”, lo cual creo es al contrario, viven en contacto invaluable con la naturaleza, acariciados por la interperie y víctimas de sus caprichos subsisten alejados de la mentira de la modernidad que todo lo devora.

entrega despensas Hueyapan

En algunas casas la gente nos agradeció la ayuda con: aguacates, manzanas, chayote, calabazas, vainas dulces y peras. Frutas y vegetales que crecen en sus patios, por lo visto una zona con muchos cultivos.

vegetales y frutas de agradecimiento

Nos organizamos para ir entregando la ayuda desde los dos camiones parando en algunas secciones para preguntar cual era la necesidad de los afectados ya que traíamos despensas armadas en especial para mujeres, bebés, ancianos, con mascotas.

Me sorprendió y marcó mucho la honestidad de niños y adultos. Al ofrecerles agua, o no se un pan, te daban las gracias pero que no lo necesitaban, que ya tenían y en caso contrario lo aceptaban gustosos.

Tuve el gusto de convivir, platicar y ayudar a varias familias, con las cuales conversé, pregunté su nombre – di el mío, pláticas super simples que nunca olvidaré. Las fotos de mi junto a ellos las guardo en mi mente pues sentí eran muy personales para siquiera haberlas capturado. Hubiera contaminado el momento tan especial.

Se repartió todo. Bajando la montaña nos encontramos a otras cuadrillas ciudadanas con un mismo objetivo que el nuestro: traer un poco de alivio, aliento, una palmada, un abrazo que nos hiciera sentir que aún no estamos perdidos como país. Si, a nosotros.

Me dolió mucho irme de la montaña, volver al asfalto y la modernidad.

Ya de regreso dejamos las últimas cajas de medicamento y algunas muletas en un centro de acopio de medicamento que encontramos hacia Yicapixtla.

Miércoles 27, Septiembre.

Cocoyoc a Cuautla

Por la madrugada salió un grupo hacia Guerrero, desayunamos y nos preparamos para regresar a Monclova. Antes hicimos una escala en Cuautla, Morelos.

Ahí encontramos la ciudad algo fracturada pero con vida comercial funcionando, la iglesia principal estaba dañada así como edificios y casas las cuales estaban acordonadas.

Cuautla

El equipo me dio un raid a las afueras de Atlixco, Puebla iba ahí cerca a visitar algunos familiares, el equipo siguió su camino a Monclova.


Agradezco a todos quienes de manera directa e indirectamente nos ayudaron y me ayudaron a completar nuestra tarea, con sus despensas, cosas para uso personal, la ayuda en gasolina enviada para dar más viajes en los camiones, etc.

Me ponía a pensar de la cantidad de personas que andábamos así organizados por nuestra cuenta, poniendo tiempo y recursos propios para cerciorarnos que la ayuda en realidad llegara a quienes la necesitaban. No por nada algunos Gobiernos de Estados y Alcaldías estaban temblando al igual que partidos políticos, como los iba a poder superar la desorganizada población que no los ha podido remover de puestos, por eso decomisaban trailers, quitaban despensas y entregaban a su nombre.

Regresé contento por lo que hicimos, el haber conocido a nuevas personas, y de repente leer de pasada los mensajes que enviaba la gente en los víveres.

#MexicoFuerte