Al cliente lo que pida

Creo que era el año 2001, aún estaba en universidad y ya había comenzado a hacer trabajos de reparación de computadoras y paginas web en HTML.

Un nuevo cliente fue recomendado para que le hiciera una pagina, así que manos a la obra solo se establecía el precio sobre cuantas paginas iban a ser necesarias, escribir una plantilla y de ahí insertar texto imágenes y conectar por links las paginas. No me tomó mucho tiempo.

Presenté algo modesto acorde a lo que se hacía en ese año, con influencia de paginas Americanas y al cliente no le gustó del todo.

“Está muy bonito todo, muy acomodado pero te pedí que quedara todo en una hoja!”

¿Mhhh?, si había ordenado todo en la estructura que se sigue utilizando de menú etc, distribuido con tablas que era como se organizaba antes de los DIV’s.

Así que volví a hacer cambios, y me volvía a decir lo mismo.

“Mira creo que no me entiendes!”, tomó un cuaderno, lo abrió y arrancó una hoja.

“Quiero que se vea así!”, “¿Que tan difícil es?, me dijo molesto.

Por ahí hubiéramos empezado “Ok, solo sería cuestión de poner un fondo de pantalla con la hoja rallada”

“¿Y puede ir cada cosa en un renglón?” cuestionó nuevamente.

“Si, sería cuestión de acomodarlo” dije.

“¿Podrías hacerlo en este momento?” me dijo.

“Claro”, lo que quería era ya terminar para que me diera el resto.

Hice los cambios y quedó muy contento.

“Si!, así es así la quería!” dijo feliz viendo su pagina web ya en internet.

 

Y bueno, al cliente lo que pida.


*Imagen con fines ilustrativos.